Cata Bodegas Chozas Carrascal

El jueves 10 de mayo de 2018, recibimos la visita de Bodegas Chozas Carrascal. La cata se celebró en la sede habitual de la Asociación, Hotel Jaime I, a las 20:45 h.

 

 

Chozas Carrascal. La familia López-Peidro decide en 1990 emprender un proyecto realmente ambicioso y apasionante: elaborar vinos de calidad a partir de un terroir único e inigualable.

La finca Chozas Carrascal se encuentra ubicada en San Antonio de Requena a medio camino entre las poblaciones de Requena y Utiel, en la provincia de Valencia.

La bodega elabora vinos bajo tres denominaciones de origen distintas: Cava, Pago Chozas Carrascal y D.O.Utiel-Requena.
El encargado de relatarnos los orígenes y trayectoria de la bodega fue Julián López Peidro, ingeniero agrónomo y enólogo de la misma.
Con un buen ritmo y manejando bien sus amplios conocimientos nos fue detallando la filosofía de la bodega encaminada hacia un cultivo ecológico de diferentes variedades y con el objetivo fijado de elaborar grandes vinos.
Tras escuchar con interés a Julián, tomó la palabra Miguel Abad Ventura, uno de los más destacados especialistas en aceite de oliva virgen extra, además de experto catador, asesor de numerosas almazaras privadas y marcas de aceite gourmet en España y en el extranjero nos transmitió parte de sus amplios conocimientos y saber hacer con el aceite de oliva virgen extra de Chozas Carrascal: “MIRALL DE LA TERRA”; un aceite de olivos centenarios de la variedad autóctona cornicabra elaborado a partir del fruto de los olivos que se encuentran en la parte alta de la loma del Pago Chozas Carrascal entre 700-800 m de altitud. 
Aromáticamente resultó un aceite de oliva virgen extra muy intenso y de muy largo recorrido con marcados aromas herbales (hierba recién cortada, tallo de tomatera y alcachofa) sobre un fondo de aromas de frutos secos (nuez y almendra).
En boca su entrada era fluida y con ligeras sensaciones dulces que continuaban con sensaciones de cierto amargor y un ligero picante muy agradable al tragarlo. Final muy persistente en boca.
Tras la cata del aceite “Mirall de la terra”, dimos paso a la cata-desgustación de los vinos siguiendo cronológicamente este orden:
“Cava de Chozas Carrascal 2015” perteneciente a la D.O.Cava. Un coupage de chardonnay y macabeo con un mínimo de quince meses de rima en cava subterránea, sin adición de azúcar. Resultando así un Cava Brut Nature Reserva
Amarillo pajizo con reflejos ligeramente dorados. Limpio, brillante. Abundante burbuja fina y de gran persistencia. 
Intensos aromas de frutas blancas de hueso (piña, albaricoque…) y cítricos (limones) sobre un fondo de tostados, sutiles notas florales y apuntes anisados. 
Ataque fresco, con buena acidez que le aporta frescura. Persistente y elegante final.
“Las Tres 2016” D.O. Pago Chozas Carrascal.
Un coupage de las variedades blancas chardonnay, sauvignon blanc y macabeo con una crianza entre seis y ocho semanas con batônnage diario y de dos a cuatro semanas sobre sus lías finas sin batônnage.
Atractivo color amarillo pajizo con irisaciones verdosas. Muy limpio y brillante. 
En nariz, aparecen obviamente rasgos de las tres variedades que lo conforman: flores blancas, cítricos y frutas tropicales (piña) pera en almíbar junto a un ligero aroma procedente de su paso por barrica de vainilla y miel. Notas salinas y apuntes balsámicos.
Ataque graso, con volumen, muy equilibrado, cremoso, directo y lineal, redondo. Buena y refrescante acidez para un final correcto de buena persistencia,
“Las Cuatro 2017” D.O. Pago Chozas Carrascal.
Coupage de las variedades tempranillo, garnacha, syrah y merlot con una ligera crianza de un mes en barrica.
Bonito color rosa grosella. Limpio y brillante.
Intensidad media con abundante presencia de aromas de frutas rojas maduras sin ser los típicos aromas de chuches tan presentes en los vinos rosados. Aparecen sensaciones de moras junto a un ligero toque herbáceo. Ligero toque cítrico y de flor morada.
Buena estructura, con cuerpo, mucha fruta bien madura y un sutil dulzor para nada empalagoso. Cremosidad aportada por su ligera estancia en barrica y final untuoso y correcto para este vino que se podría disfrutar dentro de uno años y seguir su evolución.
“Las Ocho 2016” D.O. Pago Chozas Carrascal.
Multivarietal de bobal, monastrell, garnacha tinta, tempranillo, cabernet sauvignon, cabernet franc, syrah y merlot con una crianza de 14 meses en barrica de roble francés de los bosques de Allier y 12 meses en botella.
Este vino se presentó con un color rojo picota y ribete violáceo signo de su palpable juventud. Capa media y lágrima de lenta caída. Limpio, brillante y sin defectos. 
En nariz aparecen en primer lugar, destacando la fruta roja y negra bien madura sobre el sobre las notas procedente de la madera de tostado medio.
Tras cierta aireación aparecen notas de humo y tomillo. Junto a ciertas notas vegetales profundas. Recuerdos balsámicos, a vainilla, café y chocolate, con un sutil toque mineral. Imagino que si hubiésemos seguido oliendo este vino, con el tiempo sus aromas hubiesen sido cambiantes debido a la gran cantidad de matices que puede aportar cada una de las variedades que lo conforman.
Ataque amplio, goloso, frutas rojas en la boca. Buena acidez que permite encontrarnos con un vino pulido y suave, sin aristas, ni tanicidad agresiva. Un vino de corte mediterráneo con retrogusto ahumado, vegetal (hojas secas, montebajo), y dotado de un punto goloso de frutillos rojos. 
“El cabernetf de Chozas Carrascal 2016” D.O. Pago Chozas Carrascal.
Cabernet Franc 100% con nueve meses de crianza en barricas nuevas de roble francés.
Atractivo color rojo rubí vivo, de capa media-alta y lágrima lenta. Limpio y brillante. 
Los aromas iniciales de fruta negra sobre un fondo mineral y balsámico. Con posterioridad asoman notas de bosque muy pronunciadas, matorral de monte bajo mediterráneo y de nuevo se repiten la elegante y nítida carga frutal (ciruelas). 
En boca se muestra muy expresivo, dotado de buena estructura y con marcados terciarios especiados (pimienta negra…). Amplio, afrutado (frambuesa y fresa…) denso, largo y una marcada acidez que denota suelo donde ha crecido la variedad. 
Acabada la cata-presentación, el posterior pica pica fue acompañado de “Las Dos Ces 2017” blanco y rosado, vinos de buena intensidad aromática, limpios, intensos y de agradable postgusto.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *