Cata Feria Requenense del Vino (FEREVIN)

El miércoles 12 de diciembre de 2018, recibimos la visita de Feria Requenense del Vino (FEREVIN). La cata se celebró en la sede habitual de la Asociación, Hotel Jaime I, a las 20:45 h.

Ferevin, feria considerada como el gran escaparate del vino, la cultura y el patrimonio de las bodegas que forman el Consejo regulador de la D.O. Utiel-Requena y cuyo único requisito necesario para formar parte de ella es tener la bodega en la zona de la D.O.Utiel-Requena, no siendo imprescindible formar parte de la misma.

Con una trayectoria de 28 años, Ferevin, asociación sin ánimo de lucro, se ha consolidado como una firme referencia para el sector vinícola, convirtiéndose en el mejor escaparate para los vinos y bodegas de denominación de origen así como plataforma para fomentar la cultura y consumo del vino de la zona de Requena.

Ferevin nace en 1990 con el objetivo de promocionar y favorecer la comercialización de los vinos de la comarca, es por este motivo por el cual tendremos algunos de los 27 bodegueros que la forman en la actualidad para presentarnos su filosofía de trabajo.

La feria es la prueba más evidente del progreso que las cooperativas de la zona han experimentado en las últimas décadas, modernizando sus sistemas de producción para conseguir unos vinos embotellados de gran calidad. Así pues, la intención primordial es la de transmitir a los asistentes la imagen de calidad de sus vinos. La feria supone un punto de encuentro ideal para todos los profesionales del sector vinícola. En ella se dan cita tanto enólogos como distribuidores y profesionales de la hostelería y la restauración.

Ferevin es sin lugar a dudas, una apuesta dirigida a los consumidores y, en definitiva, a todos los amantes del vino

Tomó la palabra el presidente de la misma, Ken Wagener, para dar a conocer a las casi 70 personas que acudieron, los orígenes de su fundación y los objetivos de la misma, que no son otros que promocionar y favorecer la comercialización de los vinos de la comarca en esta feria considerada como el gran escaparate del vino, la cultura y el patrimonio de las bodegas que forman el Consejo regulador de la D.O. Utiel-Requena.

Comentó el presidente que el único requisito necesario para formar parte de ella es tener la bodega en la zona de la D.O.Utiel-Requena, no siendo imprescindible formar parte de la misma.
Tras esta breve presentación, tomó la palabra Carlos Cárcel para presentarnos su espumoso elaborado siguiendo el método ancestral y al que dio el nombre de su esposa Pilar Amigó. Carlos Cárcel deja madurar bien su macabeo y vinifica y embotella antes de que acabe su fermentación. El resultado, un más que correcto espumoso con mayor presencia de fruta que aquellos que se elaboran mediante el método champanoise y con una menor acidez.
A continuación Ken Wagener nos presentó su vino blanco elaborado con la variedad tardana y al mismo tiempo pudimos observar la diferencia respecto al elaborado por Félix Martínez con la misma variedad. Ken no pretende otra cosa que elaborar un vino sencillo, honrado y adecuado para el “chateo» con esta variedad que le gustaría encumbrar dentro de la D.O. Por su parte Félix lo somete a una crianza sobre lías y posterior paso por tinaja, dando como resultado un vino más complejo en aromas y con mayor volumen en boca.
Pasamos a los tintos de la mano de José Luis Salón (Bodega Pasiego) con el vino que rinde homenaje a su padre, “Caesar 2012”, un coupage de cabernet, syrah, bobal y merlot con 12 meses de crianza en barricas de roble americano y húngaro. Un vino que se mostró vivo, con una refrescante acidez y buena intensidad de aromas, entre los que destacaban las notas de fruta roja y negra junto a sutiles tostados, notas especiadas y balsámicas.
El siguiente vino llegó de la mano de su propietario, Santiago Vernía, de la bodega Cerrogallina. Presentó su “Cerrogallina bobal 2015”, un vino que se mostró con una elegante nariz de intensidad media-alta, llena sobre todo de fruta negra (ciruelas, moras, arándanos) confitada, regaliz negra dulce, presencia de tostados y especias en menor cantidad.
En boca demostró finura no exenta de cuerpo, destacando de nuevo su enorme carga frutal junto a una buena acidez que le proporciona longitud y frescura y taninos nobles y sedosos. Final largo.
Acabamos la tarde-noche con el vermut de Ken Wagener, “Fernanda Fernándes Wild Thing”, un vermut al que humilde y personalmente le queda camino de mejora por recorrer.
Dar las gracias a todos y cada uno de los implicados en esta cata-presentación y en especial a Ken, su presidente, por haberla hecho posible.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Instagram