Bodegas Torre de Oña

CATA VERTICAL DE RESERVAS BARÓN DE OÑA EN LA ASOCIACIÓN ENOLÓGICA DE CASTELLÓN. Cuando se vislumbran cercanas las próximas vacaciones pero aún queda, quizá, lo más arduo del camino conviene el zarandeo de fuertes emociones y estimulantes placeres. Y eso vivieron el 18 de Mayo en el Hotel Castellón Center, los miembros de la Asociación Enológica de Castellón con la celebración de la quinta actividad ordinaria, organizada también en esta ocasión con la generosa colaboración de la Cambra dels vins. Fue una cata vertical posiblemente de los mejores reservas de la Rioja Alavesa, elaborados y criados por Bodegas Torre de Oña. Don Francisco Rodríguez, químico, enólogo y tan profundo conocedor de los asuntos de su empresa y de su profesión que se le acumulaban los conocimientos en los labios de tal forma que aún hablando muy deprisa el tiempo le era insuficiente para comunicarnos el torrente de ideas que le acudían..   Nos dirigió la sesión Don Francisco, apoyándose en avanzada tecnología audiovisual, nos explicó el origen de los viñedos y la bodega construida en 1987 por un multimillonario, el Sr. Vázquez, para su hija enóloga empeñada en hacer vino tipo “chateau” francés. Y el generoso padre, del que se decía que había muchos multimillonarios como él pero tan ricos como él pocos, no escatimó en medios para hacer realidad el sueño de su hija surgiendo así un espléndido “chateau” francés denominado Bodegas y viñedos de Torre Oña en Páganos Laguardia a 700 metros, nivel máximo del cultivo de la vid. Los actuales propietarios mejoran la idea original limitando la producción, (“pues sólo hacemos reservas y si no hay buenas uvas no hay vino”) vendimiando cuidadosamente a mano, fermentando en acero inoxidable a temperatura controlada, trasegando artesanalmente cada seis meses y realizando la crianza dos años en barricas nuevas, 50% roble americano y 50% roble francés. Después conjuntarán todas las barricas y sacarán un único tipo de vino, cuyas notas distintivas serán los específicas de la añada y las aportaciones de la calidad continuada. Los dos primeros vinos de la cata fueron una gentileza de Torre Oña S.A. para nuestros socios, pues todavía no está en el mercado: 1º.- Reserva 97. Fue cosecha irregular por las frecuentes lluvias. Está en barrica desde el 98 y saldrá este año. Es un vino con mucha garra, intenso color rojo y sabores a vainilla. 2º.- Reserva del 96. Dos años en barrica y uno en botella. Don Francisco indica que la climatología hizo que tenga menos color, pero el aroma a vainilla es más intenso. Es un vino robusto. 3º.- Barón de Oña. Reserva 1995. Tempranillo 90%, Cabernet Sauvignon 3%, mazuelo 7%, 24 meses en barrica, cuatro trasiegos manuales, embotellado en Julio del 98. Intenso rojo oscuro. Sublimes aromas a frutos secos y vainilla. Un vino de casta, con cuerpo y largo. Potencialidad para un gran reserva. 4º.- Barón de Oña. Reserva 1994. Las mismas variedades y tiempos que el anterior y un año más en botella. Rojo cereza picota. Aroma armónico; sublime equilibrado e intenso. Amplio en boca y exquisito. Redondo y sólido. Un gran vino. Fue una cata espléndida con cuatro soberbios vinos, magníficos prototipos de las famosas y celebradas tierras riojanas, que tantas nuevas sensaciones y tanta delectación nos brindan constantemente. El personal de la Cambra del Vins participó muy diligentemente para que toda la actividad se realizara con brillantez y prestancia.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *