Cata Bodegas Hacienda Grimón

El jueves 14 de diciembre de 2023, recibimos la visita de Bodegas Hacienda Grimón. El evento se celebró en el Hotel Center, Ronda Mijares, 86, a las 20:45 h.

Más de setenta socios y amigos, nos reunimos alrededor de la imponente figura de Don Paco Oliván.

Paco Oliván no es un desconocido del sector del vino.

Comenzó de comercial con José Palacios (Palacios Remondo), el padre de la saga de los bodegueros más internacionales de Rioja. Pasó por Marqués de Cáceres en plena expansión nacional e internacional y estuvo al frente de la dirección de Castillo de Sajazarra.

Muchos kilómetros recorridos hasta que decidió volver a su pueblo, a Ventas Blancas.

Puso en el mapa vitivinícola de España su bodega en el Valle del Jubera, a las faldas de Camero Viejo, una comarca conocida como las Alpujarras riojanas, un valle muy despoblado y que aún, a día de hoy, tienen en la ganadería su base económica

Junto a la enóloga-asesora Alexandra Schmedes, trabajan sus hijas Alba (enología), y Sara (administración y ventas)… y él, no puede estar más feliz y orgulloso por ello.

Llegó a afirmar en algún momento que hubiese vendido todo menos Finca la Oración si sus hijas no hubiesen querido dedicarse a este “mundillo”.

Paco Oliván define esta finca como “la mejor finca del mundo”, una explotación de 40 hectáreas que compró hace 25 años y sobre la que poco a poco ha ido construyendo un sueño: 20 hectáreas de viñedo, 18 de olivar y 12 de almendro en una zona de Rioja que Paco considera «la de mayor diversidad, tanto de flora como de fauna, de toda la región».

Una comarca a la que han llegado grandes bodegas buscando la frescura de sus suelos y la sanidad de las uvas que garantiza el cierzo y los elevados contrastes térmicos entre en día y la noche.

Además de los vinos que nos trajo para la cata, me gustaría resaltar y que todo el mundo sepa, la enorme persona que es Paco, y no hablo de volumen, que también, sino de bondad; Paco es una de esas personas que el corazón no le cabe en el pecho; una persona que irradia bondad. Su generosidad es tan amplia como su sonrisa, siempre dispuesta a otorgar un favor a quienes lo reclaman. Su nobleza de espíritu queda reflejada en gestos como el de hoy; vino aquí como respuesta a una petición que le hice y que no dudó ni un instante en aceptar.

Paco, gracias por ser como eres y demostrar con hechos nuestra amistad!!!

GRACIAS!!!

En el apartado de vinos, los asistentes pudimos disfrutar de algunas de las diecinueve referencias que actualmente tiene la bodega, a la espera de alguna novedad con la que este “culo inquieto” seguro nos deparará en el futuro.

Comenzamos con un “compara y contrasta” entre la viura joven 2022 y la viura crianza 2020. Ambos vinos se elaboran del mismo modo, con la obvia diferencia entre el momento de vendimia y el paso por barrica nueva de roble francés y americano en la fermentación del crianza.

El primero se mostró fresco, redondeado por su estancia en botella y con una presencia de fruta y flor blanca propia de la variedad mientras que en el segundo, asomaban con nitidez los aromas de vainilla y diferentes especies propios de su paso por nobles maderas.

Como diría un buen amigo, en el siguiente vino Paco marca su terreno con una nueva referencia: “No me tutees”, un vino natural elaborado en tinaja con un 60% tempranillo y el resto garnacha que, aun estando “cojonudo” en palabras de Paco, estará muchísimo mejor el próximo año. Un vino “para los que tenemos dinero, para guardar y ver como evoluciona y mejorar en botella”

Pasamos a finca La Oración, tempranillo 100% con unos pocos meses de barrica que muestra poderío, sedosidad y abundantes notas de fruta roja y negra maduras sobre un fondo cítrico. Un vino de ataque envolvente, sedoso, aterciopelado y taninos maduros que envuelven la fruta y las notas del tostado de la barrica francesa y americana.

Un vino de buena acidez que, junto a su buen grado de alcohol integrado en el conjunto nos va a dar seguro mejores días en el futuro si tenemos la santa paciencia de guardarlo en condiciones.

Acabamos la cata con otro de los vinos de la “línea canalla”, “Pa mis amigos”, un coupage de viura, chardonnay y sauvignon blanc a partes iguales y que integra la acidez del viura, la redondez del chardonnay, y la frescura de sauvignon blanc, creando así un vino único.

Un vino en el que se aprecian notablemente aromas a hierbas de monte mediterráneo como romero y tomillo sobre las que asoman notas de piel de naranja, tostados finos, vainilla y un recuerdo mineral. Con la cata, dimos paso al posterior pica-pica donde los asistentes pudimos degustar el sauvignon blanc joven 2022 y el vino “Como lo haría mi abuelo” Rufo, un coupage de todas las variedades tintas de la fina a las que se le añade también la viura para fijar color y aportarle frescura al conjunto.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Instagram