Cata Vermouth Padró & Co

El jueves 28 de septiembre de 2017 recibimos la visita de Vermouth Padró & Co. La cata se celebró, en esta ocasión, en Hotel Center, a las 20:45 h.

Los orígenes de nuestra tradición vinícola se remontan al año 1886 en Bràfim (Tarrragona), un núcleo agrícola de unos 400 habitantes en esa época.

Las primeras transacciones eran de vinos y mistelas con bocoyes que cargaban en carros y que comercializó la primera generación del negocio: Daniel Padró Porta (1846-1890) y su esposa Rosa Valldosera. En aquella época regentaban un pequeño establecimiento de vinos con escasa maquinaria (una sola prensa) y una pequeña fábrica para la destilación de alcoholes para comercializar aguardientes y anisados.

La segunda generación Daniel (1875-1953) y Juan (1878-1966) Padró Valldosera, se incorporaron tempranamente al negocio al faltar su padre y fueron los verdaderos emprendedores del desarrollo de la actividad industrial, trasladando la fábrica de alcoholes, ampliándola y construyendo el primer edificio de las instalaciones que hoy albergamos, inaugurado  en 1916 y un segundo almacén contiguo finalizado en 1932.

Los hijos de ambos, Daniel Padró Armengol (1914-2013) y Francisco Padró Busquets (1906-1993), tercera generación, decidieron cesar la producción de aguardientes para centrar el negocio en la comercialización y la elaboración de vinos y vinos de licor dulces y secos.

La producción y comercialización de todos los vinos fue siempre a granel hasta 1960 cuando la cuarta generación, Francisco (1934), Daniel (1936-2008) y Jose María (1943) Padró Armengol inician el embotellado de algunos de los vinos elaborados, en botella de vidrio y cajas de madera para abastecer economatos de grandes empresas de la época.

La incorporación de la quinta generación mantiene la misma filosofía de comercialización a granel y embotellado de vinos de calidad, de mistelas y vermuts dotando a la empresa de la tecnología necesaria para la modernización de los procesos enológicos (filtración tangencial, estabilización tartárica en continuo…) y de nuevas instalaciones de embotellado, aumento de hectáreas de viñedos propios y nuevo almacén de recepción de vendimias.

En la actualidad la bodega elabora y produce más de 15.000.000 litros con un amplio catálogo de productos a granel y embotellados, que comercializa en más de 40 países, gracias a su firme objetivo de adaptación a las tendencias de calidad y consumo de clientes de nuestro país y del mundo.

Los vermuts catados fueron:

“Blanco reserva”
Un vermut con aromas cítricos mediterráneos envejecido en toneles y elaborado con una infusión de hierbas aromáticas con las pieles de diversos cítricos. Tras unos meses de maceración, se añade a una mistela blanca envejecida reservada para este vermut.
Intensidad alta con recuerdos a hierbas dulces (genciana, anís estrellado, marialuisa, quina, angélica…) equilibrado y complejo.
Ataque elegante, untuoso, fino y redondo con una suave dulzura y amargura y con un toque final cítrico que le aporta frescura.
Final goloso y duradero.
“Rojo clásico”
Vermut de corte tradicional de aromas herbáceos y medicinales.
El vino base se elabora con uvas de macabeo y xarel•lo propias. Pasado el primer invierno, se le añade el azúcar y las hierbas, dando como resultado una base de vermut que reposa y se afina en botas de castaño.
Nariz muy expresiva con aromas de especias dulces (canela y clavo) sobre un fondo de frutas pasificadas.
Cremoso y fresco en boca con recuerdos de plantas mediterráneas ligeramente amargas.
Final largo y persistente.
“Reserva especial”
Para la elaboración de este vermut se utiliza un vino de licor dulce tipo “Tarragona Clásico” que envejece en tinas de roble de 7.000 litros; en el coupage final se aporta parte de un vino de solera y, obviamente las hierbas correspondientes a este vermut.
Intensidad media-alta donde destacan los aromas a higos secos, avellanas tostadas y nueces verdes.
Entrada en boca cálida y licorosa. Ligeros matices de regaliz, hierbas medicinales junto a notas dulzonas y un punto amargo de azúcar quemado.
“Rojo amargo”
En su elaboración se procede a una primera infusión compuesta exclusivamente por plantas de alta montaña, pequeñas raíces y flores muy aromáticas. A continuación descansará dos años en botas de madera tras los cuales se le incorpora una segunda fórmula de botánicos (cortezas y raíces de plantas peculiares del entorno) que le proporcionan mayor contundencia y un perfil más amargo.
Intensos aromas en nariz, donde destacan las notas cítricas de piel de naranja madura con canela acompañadas de notas balsámicas de clavo y frutos secos (orejones).
En su suave y sedosa boca aparece una fresca sensación de naranja seguida de un agradable amargo y sensaciones amieladas.
“Dorado amargo suave”
El vino base para la elaboración de este vermut es un macabeo con buena estructura, que le permita envejecer y que sea muy neutro de aromas pero con marcada acidez.
La nariz es un compendio de aromas de hierbas silvestres secas y de sotobosque con un sutil toque mineral.
Boca balsámica, refrescante y limpia. Gran equilibrio entre las sensaciones dulce y la amarga.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *